Inicio el güichi el güichi divulgativo los municipales aquellos tiempos c.d. san fernando gentes de la isla industrias de la isla influencia militar las siete revueltas porqué decimos semana santa y fiestas de guardar

influencia militar:
La influencia de la vida militar desde 1720 en la Villa de la Real Isla de León hasta finalizar el Siglo XX en la actual San Fernando. Los destinos y cuarteles. Desde los pelones hasta el Capitán General de la Zona Marítima del Estrecho.


Apartados:
guerra de la independencia


General:
Afuera aparte, con la misma....
Agradecimiento y Bibliografía El Güichi de Carlos
Aniversarios de El Güichi de Carlos
Contacta con El Güichi de Carlos
El Güichi de Carlos por el mundo
La alacena principal
Los Parroquianos de El Güichi de Carlos
Nueva imagen de El Güichi de Carlos
Páginas compadres
Recomienda El Güichi de Carlos
Si te pierdes, preguntale al Guardia de la esquina
Ultimas noticias


crecimiento de la ciudad durante los siglos XIX y

Siguiendo con el desarrollo urbanístico, al comienzo del siglo XIX con la guerra demla Independencia se produce una gran ralentización en el crecimiento de la ciudad, que se mantiene a lo largo de todo el siglo XIX, pudiendo comprobarlo en el plano realizado para el Ayuntamiento por D. Pedro Sutil, en el año 1879.
Aquí podemos ver como únicamente la ciudad ha crecido hacia el este de la c/ Real, con una trama mas desordenada, alejada por tanto de las ideas
racionalistas de la Ilustración y por la zona trasera del Ayuntamiento siguiendo una cierta cuadrícula.
En este plano se encuentra ya situada la línea del ferrocarril, que divide
definitivamente la ciudad de San Fernando de la población de San Carlos,
dejando separada la parte militar de la civil. Esta separación quedaría luego acentuada, un siglo después con la construcción junto a la vía del ferrocarril de la autovía de circunvalación.


 

Plano de Pedro Sutil Cedido por José MAría Cano Valero.



Arriba

Durante la primera mitad del siglo XX, tampoco se construye prácticamente nada,aunque tiene su interés la aparición de una pequeña colonia de viviendas unifamiliares que siguiendo los modelos urbanos de ciudad jardín se construye en la c/ Montesinos Anillo, entre la c/ San José y San Antonio y Sequero Glorieta
Esta ordenación está formada por aproximadamente 40 viviendas unifamiliares con jardín delantero y patio trasero, desarrolladas en una ó dos plantas, con las de dos plantas situadas en las esquinas y las de una planta en la parcela central.
El esquema de fachada responde ya a la arquitectura regionalista, que hacía furor en la época (después de la exposición universal de Sevilla), adaptada un poco al léxico isleño. (almenas, rejas...).
A partir de la posguerra en la década de los 40 y 50 se comienzan a construir promociones unitarias situadas en zonas muy puntuales, casi todas ellas de iniciativa pública, formada por bloques de tres y cuatro plantas rellenando los vacíos urbanos que aún existían en las proximidades de la c/ Real, dando origen a nuevas calles, que muchas veces intentan conectar con la antigua trama urbanas sin conseguirlo.
En la década de los 50 existe un documento gráfico de una gran importancia para conocer el estado de la ciudad en esos años, y es una fotografía aérea muy detallada de todo el territorio nacional que realiza Norte America y que se denomina en el argot profesional el “Vuelo Americano“, aquí podemos ver sobre la ciudad de San Fernando en aquella época, el crecimiento de comienzos de la segunda mitad del siglo XX.


 

Planos de las Casas Baratas Cedido por José MAría Cano Valero.



Arriba

Son de esta época las barriadas del Parque, Carlos III, de San Ignacio,
Sacramento, viviendas militares como La Ardila y San Carlos, asi como la
urbanización del parque.
Este crecimiento de esta época, se realiza sin una planificación previa, puesto que en España todavía o existía una legislación urbanística que exigiera la redacción de un planeamiento para el desarrollo de las ciudades.
El primer Plan General de Ordenación de San Fernando, se realizó en el año 1.967, con el que se produce un fuerte incremento de la construcción,
terminándose de rellenar estos huecos de la zonas mas próximas a la c/ Real y comienza un fuerte desarrollo hacia el oeste y sur con promociones unitarias de bloques abiertos y en altura, siguiendo las ideas urbanísticas desarrollistas de los años 60, con una estructura urbana que conecta muy mal con las edificaciones existentes de manzana cerrada, creando espacios residules entre el casco histórico y el nuevo crecimiento urbano.
Otra operación urbanística que se comienza a realizar en esta época es la
substitución de edificios en el interior del casco, con la demolición de parte del patrimonio de la ciudad, construyéndose en un lugar edificios de seis ó siete plantas en total desacuerdo con los modelos arquitectónicos existentes en la ciudad histórica.
La destrucción del casco histórico en esta época, queda agravada con la
ocupación de algunos de los pocos espacios públicos que quedan dentro de la ciudad histórica, como por ejemplo la Plazoleta de las Vacas, ocupada por la lonja; la plaza Madariaga, ocupada por viviendas; la plaza Rodríguez Arias, ocupada por El Dispensario; la antigua plaza de San Antonio, primero ocupada por el cine Salon, y que el plan no hizo nada por recuperarla, estando ocupada en la actualidad por viviendas.
Con la incoación del expediente de declaración del Conjunto Histórico Artístico en 1980, y la aprobación en el año 1981 de un nuevo Plan General, se un mayor control urbanístico sobre el casco histórico, reduciendo las alturas de las edificaciones del mismo, con lo que se produce una pérdida del valor económico del suelo, con el consiguiente abandono del centro por parte de los promotores, volcándose en las zonas periféricas, con la condena de muchas casas a la ruina.
Son construcciones de esta época todo el desarrollo de las nuevas
urbanizaciones hasta la avenida Constitución y el relleno de las huertas existentes al final de la calle Carraca y calle San Rafael.

La calle Real deja de ser carretera nacional en el año 1986 trasladándose esta vía paralela a la vía del ferrocarril introduciendo un factor mas de incomunicación con la zona norte de la ciudad.


 

Superposición crecimiento mitad siglo XX Cedido por José MAría Cano Valero.



Arriba

El desarrollo urbanístico que se produce en la década de los 80 termina de colmatar casi todo el espacio que queda en los alrededores de la ciudad etendiéndose esta hacia el sur, traspasando los límites de la Avenida de la Constitución y ocupando las ultimas huertas que quedaban en Camposoto.
En cuanto al del centro urbano, sigue degradándose por la reducción del
aprovechamiento al aplicar la normativa del Conjunto Histórico, y su control por la Comisión del Patrimonio, por lo que durante esta decada se mantiene la degradación del casco historico.
En el Plan General que se revisa en el año 1992, se puede comprobar que prácticamente todo el suelo urbano estaba consolidado a excepción de 5 sectores de suelo urbanizable que se sitúan en la periferia de la ciudad.

Uno en la entrada por el Puente Suazo triángulo de Cupimar, otro en la zona norte Casería que se está desarrollando en la actualidad, dos en la zona de Camposoto ya edificados y uno en la zona industrial de Fadricas que se está actualmente urbanizando.
En el casco histórico se comienza la redacción de un plan especial de protección, el cual lleva más de 8 años en redacción y aún no esta aprobado debido a los muchos intereses económicos que se están barajando en la protección del casco urbano consolidado y de la falta de criterios en el modo de conservación y puesta en valor del patrimonio arquitecton
Continuará...
Cedido por José María Cano Valero.




 

Plano General del 82 Cedido por José MAría Cano Valero.



Arriba

arquitectura de la ciudad en el siglo XVIII (III) | propuesta utópica de crecimiento y V